El nombre oficial del trabajo es ‘la Palanca’, una iniciativa realizada en plena calle San Francisco. Con este trabajo he querido demostrar que todos somos iguales ante un fondo blanco cuando somos desnudados por la cámara: negros, blancos, yonquis, prostitutas o políticos.